Reserva tu visita para visitarnos.

Haz click aquí

Innumerables características y profundas raíces culturales unen a los iberoamericanos, quienes, más allá de las especificidades de todos y cada uno de los grupos sociales que conforman ese riquísimo mosaico cultural, atesoran, además, como tal vez ningún otro espacio geográfico del planeta, rasgos enriquecedores de todas, o casi todas, las culturas de la Tierra: lo indígena es esencia vital en el mestizaje con lo europeo; África negra es, sin duda, la significante "tercera raíz"; el mundo árabe palpita en muchos rincones y canciones, así como en bellos decires del castellano y el portugués; lo hebreo, lo oriental o lo hindú, por citar tan solo algunos trazos de ese mosaico, acompañan a lo sajón o a lo polinesio en múltiples expresiones culturales.


Esa extraordinaria mixtura, producto de siglos y siglos de encuentros y desencuentros; de violentos choques y amores apasionados; de imposiciones, crímenes y rapiña injustificables, como también de heroísmo, generosidad, espiritualidad y grandeza ejemplares; siglos, en fin, de dolor, amor, poesía, tragedia, muerte y desbordante vitalidad, han hecho, en los umbrales del siglo XXI, del iberoamericano un ser cosmopolita por excelencia, con rasgos de tolerancia cultural, espiritual y religiosa altamente promisorios.


Un ser de paz, en contraste con lo que, lamentablemente, acontece en otras latitudes ya que, si repasamos el inquietante panorama mundial que encontrará el siglo que nos llega, veremos cómo nuestros conflictos, por dolorosos y trágicos que sean - y con lo inadmisible de sus causas -, están muy lejos de aquellos que destrozan y hieren, en forma incomprensible, la fraternidad entre los hombres en muchos lugares del planeta.


Iberoamérica es uno de los espacios geográficos culturales de mayor armonía, en donde hay aún mucha intolerable injusticia, discriminación y explotación que superar, así como muchos conflictos étnicos y territoriales por resolver, pero que, por el desarrollo político y cultural alcanzado, nos permite albergar esperanzas en que esas expresiones de violencia e intolerancia serán reemplazadas por soluciones dialogadas, democráticas, participativas y pacíficas.

translation missing: es.general.search.loading